miércoles, 1 de junio de 2011

Cómo opositar y no perder a tu pareja en el intento


Voy a empezar mi entrada copiando parte de un artículo muy interesante que leí hace tiempo.

Cuantas veces habéis oído historias como “cuando llevaba dos años opositando, me dejó mi pareja” o por el contrario “dejé a mi pareja cuando opositaba”. Ambas situaciones son más frecuentes de lo que pensamos.

Siempre creemos que no nos va a ocurrir, pero lo cierto es que es una situación triste y bastante común. Da pena pensar que por mejorar tu futuro profesional puedes perder al que ahora consideras el amor de tu vida. ¿Podemos hacer algo para evitarlo?

Yo soy de las que piensa que sí, que existen medidas para no perder la cabeza, los nervios o la pareja mientras opositas. Me niego a pensar que opositar sea sinónimo de perder el resto de tu vida en el transcurso.

Preparar oposiciones es un proceso largo y duro, que necesita planificación y sacrificio. Hasta ahí, de acuerdo, pero el sacrificio ha de llegar hasta un punto. Perder cosas que te importan en tu vida, sólo por un curro puede ser absurdo. Debemos quitarnos de la cabeza que las oposiciones son lo más importante en nuestra vida. Son una parte importante de nuestra vida, pero no la única.

La planificación del tiempo ha de ser la clave. Debemos tomarnos las oposiciones como un trabajo y por lo tanto no estudiar más de ocho o diez horas. El resto del tiempo debe ser para nuestro ocio y nuestra pareja ha de ser parte activa de nuestros momentos de relax o diversión.Compartir con tu pareja estos momentos será imprescindible para que se mantenga viva la llama y ninguno de los dos os canséis de la situación y dejéis que se acabe el amor.

Todo es cuestión de mentalidad, de cómo afrontar las oposiciones, de cómo tomarse las cosas. Uno tiene que intentar relativizar su vida. Aunque las oposiciones son un proyecto importante en tu vida, no deben anularte como persona, deben ayudarte a madurar y a crecer profesionalmente pero respetándote a ti, a tu forma de vivir y a los que te rodean.

Los obsesivos son los que dedican todo su tiempo al estudio y se aíslan del mundo. Esto provoca una pequeña, a veces grande, depresión y provoca que se agudice el aislamiento, que nos cambie el carácter, que perdamos la alegría y por tanto, que no seamos nosotros mismos y los de nuestro alrededor nos miren con otros ojos.

Muchas de las parejas de opositores se quejan de la situación pero tienen una paciencia increíble y un amor por nosotros desmesurado y aguantan como campeones a nuestro lado. Pero, otros, se desesperan en el camino y prefieren dejar la relación. Son de los que reprochan “has cambiado tanto opositando que ni te reconozco”, y lo triste, es que tienen razón.

Puede que no te importe perder a tu pareja porque creas que es una etapa pasada, pero recuerda, que hables tú, no tus oposiciones. Que sea tu parte cuerda la que tome una decisión como esa.

Bien, pues me he dado cuenta de que, sin darme cuenta, me he convertido en una de esas obsesivas de las que habla el artículo. Además, progresivamente, me he ido autoconvenciendo de que la persona que no está dentro de una oposición no puede entenderme. Eso provocó que durante los últimos meses me alejara más y más de mi novio.

Ciertamente cuando empecé a opositar, mi relación de pareja no era perfecta. Teníamos diferencias de opinión en algunas cosas y otros obstáculos que me impedían ser feliz por completo. Pero aún así, mi mente por aquel entonces aún no estaba nublada por el estrés, por 7 meses de exámenes, por la frustración de un suspenso, por la dureza de tener que volver a empezar, y esas diferencias y obstáculos no suponían un motivo para abandonar a la persona que ha estado conmigo durante tanto tiempo y a la que considero mi familia ya.

A medida que me iba obsesionando más con la oposición, reducía drásticamente el tiempo que pasaba con él pero, además, decidí no apoyarme en él. Cuando miles de veces me preguntaba, me ofrecía su ayuda, yo la rechazaba siempre, pensando que él nunca podría entenderme porque no sabía lo que yo estaba pasando. Yo, yo y yo.

Finalmente no se nos podía llamar pareja y el 90% de la culpa era mía. Por alejarle, por alejarme, por convertir la oposición en toda mi vida y no dejar espacio para nadie más.

Aún así, él siguió peleando. Como dice el artículo, demostró una paciencia increíble y un amor por mí desmesurado y aguantó como un campeón a mi lado. Pero yo quería soledad, más soledad, todo me parecía mal, todo me parecía inadecuado, todo era motivo de queja por mi parte. Y finalmente, pasó lo que tenía que pasar, hice una bola con todo lo que no me gustaba de la relación, me busqué otras excusas, me cree mundos imaginarios en mi mente en los que todo iba a ir mucho mejor sin él y me decidí a dejar la relación después de 7 años.

El día después de hacerlo no podía pensar más que en un recuerdo. Es curioso cómo en situaciones extremas te vienen a la cabeza los detalles más insignificantes. Recordé unas navidades, las primeras que pasé opositando. Eran unas navidades tristes, por culpa de la oposición y por culpa de lo que hace que todas las navidades sean un poco tristes para mí desde el año 2004. Yo siempre he sido muy cría para muchas cosas y me encanta la noche de reyes, a pesar de ser ya mayorcita. Y a pesar de que mi madre y mi hermana siempre intentan que les diga qué me tienen que comprar en reyes, yo siempre les digo que quiero que sea sorpresa. Me encantan las sorpresas. Bueno, pues recuerdo que, por casualidad, intercepté una conversación entre mi novio y mi madre. Él estaba intentando convencerla para que todos (él, mi hermana y mi madre) se confabularan para quedar de madrugada, colocar mis regalos en el salón, y que me los encontrara por la mañana cuando me levantara. Que me llevara una sorpresa enorme, eso es lo que quería. Con mi madre no coló, por supuesto. Pero a mí se me quedó grabado. Él no sabe que lo sé, y eso es todavía más significativo para mí.

Le eché tantísimo de menos en ese momento que me di cuenta de que había estado a punto de perder a una persona que merece la pena más que ninguna otra que haya conocido en mi vida. Y también me di cuenta de hasta qué punto estoy dejando que la oposición domine mi vida, hasta el punto de alejar a las personas importantes de mi vida y encima convencerme a mí misma de que tengo la razón y que la culpa es de los demás. Los opositores nos volvemos extremadamente egoístas y solitarios.

Afortunadamente mi novio me ha vuelto a dar una lección de lo que es querer a alguien. A pesar de lo mal que le he tratado, él seguía apostando por mí y nos hemos comprometido a trabajar juntos para sacar esto adelante. Hay muchas cosas que arreglar, muchas ilusiones por recuperar y mucho fuego que avivar. Por mi parte he empezado a trabajar en eliminar todo lo que me impedía ser completamente feliz con él y, sobre todo, me esforzaré para volver a incluirle en mi vida, sacar tiempo libre de debajo de las piedras para pasarlo con él y convertirle en mi principal pilar de apoyo. Él también se ha comprometido a cambiar cosas que hicieron que nuestra relación no fuera perfecta antes de la crisis opositoril.

La conclusión que quiero plasmar en esta entrada es que opositar es un sacrificio que tendrá grandes recompensas, pero no puede ser lo único en nuestra vida. Debemos tomárnoslo como un trabajo, de muchas horas eso sí y extremadamente mal pagado xDDD, pero un trabajo al fin y al cabo.

Si en algún momento llegamos a nuestro límite será tiempo de reflexionar y pensar en nuestra pareja. Hablad con vuestra pareja, tomad cartas en el asunto para salvar la situación y recordad que la vida es muy corta, hoy estamos aquí, mañana no y no podemos sacrificar por completo los años que dure esto, simplemente porque no sabemos si contamos con esos años y porque podríamos estar perdiendo oportunidades únicas para disfrutar con las personas que nos quieren de verdad. 

Nota: el artículo completo está accesible a través de esta web: http://www.opositor.com/como-preparar-oposiciones-sin-perder-a-tu-pareja/4626/

13 comentarios:

  1. Hola acabo de llegar por casualidad a tu blog en una tarde de estudio poco fructífero. Me ha gustado mucho esta entrada, yo llevo desde octubre opositando y tengo novio. Muchas veces me he planteado todo lo que tu explicas en esta entrada, pero siempre llego a la misma conclusión..."esto a mi no me va a pasar". Pero sí pasa sí. Espero si algún día me sucediera tal cosa, saber tomar las medidas para salir de ello.

    Mucho ánimo y te sigo desde ya!! Un besote!

    PD: ME ENCANTAN LOS REYES SORPRESA!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Me hace mucha ilusión que te haya gustado la entrada!! :-DDD Yo cuando empecé también pensaba que esto no me iba a pasar pero nos volvemos muy solitarios y tenemos que intentar que la oposición no lo domine todo!! Aunque hay días que es muy difícil conseguirlo ... es inevitable acabar obsesionándose un poco con aquello a lo que dedicas tantas horas!

    Pero lo importante es que te apoyes en tu novio y le dediques el escaso tiempo que nos queda y explícale cada cosa que sientas para que él entienda también tu situación y todo irá muy bien ;)

    ResponderEliminar
  3. Tema recurrente entre los opositoresXD Yo también abrí una entrada sobre esto en mi blog así que no me enrollaré pero también dejé a mi novio tras tres años de oposición y en mi oposición es que la pareja no funcionaba, la pareja, no la opo. Ahora, tras seis años de opo, vuelvo a tener pareja y estoy enamorada, ilusionada y feliz y estoy segura de que no habrá aprobado o suspenso que me quite lo que tengo en casa. En definitiva la opo sólo enmascara o evidencia, según los casos, un problema de pareja preexistente.

    Perdona por el rollo! Yo venía a decir que ahora mismo te agrego a la lista de blogs de otros compis! Que encantada de encontrarte y que espero leerte a menudo:D

    ResponderEliminar
  4. Ay, qué obesión con la opoXD Dónde dice "en mi oposición" debe leerse "en mi opinión", ay, ay...

    ResponderEliminar
  5. Hola Mery!!!

    Tienes toda la razón y yo no lo quería ver, pero el 90% de problemas que teníamos eran ajenos a la oposición. Vale, el 10% era yo y mi estrés opositoril pero lo demás no, y estamos trabajando para arreglarlo. De momento va todo mucho mejor que antes y estoy contenta :DDD Aunque la prueba de fuego será en exámenes :-S

    Jo, gracias a tu comentario he descubierto tu blog. Me encanta cómo escribes!! Con la entrada del examen en el Tribunal Supremo uffff, me lo imaginaba con cada palabra. Qué impresión debe ser estar ahí, ¿no?, y qué emoción aprobar ese examen!!

    Y en general, te entiendo un poco porque, aunque no es comparable ya que mi oposición no es tan dura como la vuestra, yo tb llegué al último examen de mi oposición y caí, y cuesta un montón volver a empezar con el proceso de cero otra vez. Yo también tenía ganas de vomitar los primeros días, en serio, náuseas fisicas y reales cuando pensaba en el primer examen otra vez, con lo que cuesta pasarlo!!

    Y lo que dices de que ves gente que sería buenísima ahí dentro y que ha suspendido, y otros que aprueban que dices "¿cómo es posible?" ... En fin, ya llegará nuestro momento. Yo creo que está cerca ya :)

    Pues nada, me he autoproclamado tu seguidora jajaja así que estamos en contacto!!! Un besín!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, yo soy pareja de opositora y mi novia está a
      Punto de examinarse ya.. La verdad en algunas cosas que decis veo mi ejemplo, ella ha cambiado mucho, no está alegre, siempre cansada y aunque en general lo he llevado muy bien, es cierto que me han surgido dudas... No entiendo que una persona centre su vida en un examen, a
      Pesar d la
      Importancia que claro que tiene, ella es muy responsable y bastante obsesiva y siempre le apoyo e intento estar ahi , pero al
      No ver nada nunca de su lado, poco a poco me he distanciado por su forma de llevarlo, no puedo estar siempre al 100% cuando
      Ella nunca está ni al
      30, hemos
      Perdido cariño, pasión y no comprendo q separe tanto las
      Cosas cuando
      Siempre m adapto a ella, sus gustos, sus horarios... Esto en el poco tiempo q nos vemos ( 2 horas a la
      Semana). Yo le quiero muchisimo pero a veces pienso si sigo enamorado, creo que
      No
      Entiendo que actúe así algunas veces.

      En fin, opositores/as, vosotros sufris el tener q estudiar a muerte, pero es por vosotros, vuestras parejas lo sufren igual,
      Pero no por si mismos, sino por vosotros (opositores/as). No olvideis dar cariño también de vez en cuando, que las parejas de opositores no somos de piedra aunque a veces lo parezca.

      Un saludo a todos

      Eliminar
    2. Me he desvelado porque esta semana me dijo mi pareja que estaba agobiada por los examanes y que en la academia le han dicho que se olvide de su vida social , es la primera vez q ella tiene novio y ahora q se acerca la recta final de las oposiciones 4 meses le quedan pues no sabe donde meterse y me ha dicho q no esta al 100% lo hablamos ayer... Me ha dicho q reflexionara sobre todo esto y yo le die q era contraproducente el agobiarse tanto ya q solo nos vemos unas horas en su dia libre , intento ser su apoyo pero para mi todo esto es nuevo tambien asi que ya veremos como va saliendo todo , en fin quiero dar mi apoyo a esas personas que estan detras aun amando sabiendo lo duro que es

      Eliminar
  6. Uff anónimo, cómo me ha removido tu comentario, de verdad. El simple hecho de comentar expresando como te sientes o que estés buscando experiencias similares demuestra lo mucho que la quieres.

    Desgraciadamente mi relación al final se fue al traste. Pero estoy bastante segura de que la oposición no fue el único problema, aunque pudo acelerar las cosas. Pero había más problemas, es decir, la oposición no es sinónimo de ruptura y de hecho conozco opositoras que reciben un apoyo increíble de sus parejas y siguen adelante.

    Voy a intentar explicarte lo que le ocurre a tu novia. No es que ella no sienta lo mismo por ti. Simplemente es que se experimentan tantísimos nervios. Es difícil de explicar lo que se siente. No sólo se pasa mal durante el examen. Cada día estudias pero por dentro estás pensando “¿y si no lo logro?” y estás pensando en cada uno de los compañeros de clase, compitiendo aunque no quieras con ellos. Realmente pasas años y años nervioso y es algo que, aunque no lo quieras, anula nuestra capacidad de estar alegres o incluso de ser apasionados. A mí me pasó.

    Sin embargo, yo he tenido momentos de lucidez en los que he peleado al máximo por esa relación porque entiendo que realmente no merece la pena perder a una persona que te está apoyando en un momento tan duro. Intenta hacérselo ver a tu novia, enséñale el artículo al que hago referencia.

    Y mi consejo para ti es que la apoyes, dale mucho cariño, si alguna vez está nerviosa y te contesta borde o áspera a algo, no la respondas con una pelea, respóndela con un abrazo y ya verás cómo se le pasa. Déjala que se desahogue contigo y ten paciencia. Son las personas que están con nosotros en los malos momentos las que se merecen estar en los buenos. Eso ella lo va a saber y cuando apruebe y lleguen los tiempos felices te alegrarás de haber aguantado.

    Y mientras, si necesitas mensajes de ánimo, aquí tienes mi blog y a una experta en oposiciones jeje. Aunque mi relación no saliera bien al final sí creo que puedo dar consejos al respecto. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por tus consejos, de veras que son utiles, intento apoyarla todo lo
    Que puedo. Claro que la quiero muchísimo, pero la echo mucho de menos.
    Uno
    Se acostumbra a la situación y se adapta porque
    No
    Queda otra, pero hay momentos de flaqueza en los que dar el
    100% me resulta dificil.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu entrada! Yo también soy opositora y llevo un año con mi pareja y como opositora y me presento al primer examen en mes pero...mi novio se va de Erasmus un año entero. Como bien dices yo se separar el disfrute ocio del estudio y un finde si un finde no nos vemos (ya que vivimos en diferentes ciudades) pero ahora se va y hasta dentro de 3 meses no le podré ver. He sabido llevar una relación a distancia combinandola con la oposición y aunque me he vuelto obsesiva muchas veces y he tenido esos cambios de humor y buscar excusas para estar mal como tu dices, nunca he pensado en dejarlo porque no es el caso de que el este mas encima de mi si no que el es una persona independiente que sabe dejarme mi espacio. El problema esque yo he creado una dependencia a esos findes de (mi descanso) y vernos y ahora nolos voy a poder tener por eso quería preguntarte y pedirte consejo y abrir también un tema sobre como crees que se podría combinar una oposición con un Erasmus. Es bastante duro de por si verbcomo muchos amigos salen y se divierten como para encima sumarle un plus de Erasmus (ya tiene concertados viajes y fiestas y mil notificaciones al día de gente nueva)....muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Me alegro mucho de que te haya gustado mi entrada de verdad :D Es cierto que tenéis frente a vosotros una situación complicada, oposición + erasmus, pero yo sí creo que cuando hay amor se puede superar cualquier situación. Conozco parejas cuyos miembros se fueron de erasmus cada uno a un sitio y aún siguen perfectamente. Al final irás a verle algún fin de semana de los que descanses, y él podrá volver a España también de vez en cuando. Y un año parece mucho tiempo pero luego se pasa volando, ya lo verás.

      Eso sí, en este tiempo necesitaréis paciencia y mucho compromiso por parte de ambos. Gracias a dios existe el skype, podréis hablar todos los días, y cuando os veáis en persona os cogeréis con muchas ganas.

      La distancia es complicada, eso desde luego, pero yo tengo el convencimiento de que cuando dos personas tienen que estar juntas, superarán todo lo que haga falta para conseguirlo :) Así que ten confianza.

      Muchísimo ánimo con el estudio y la opo :)

      Un abrazo!!

      Eliminar
  9. Necesito consejo para saber que camino escoger , todo me ha venido de golpe pero es lo que tiene crear una relacion super especial y acercarse la recta final de una oposicion , a mi pareja le han dicho en la academia que se olvide de su vida social e lmaginate como se puede encontrar esta semana estaba hecha un lio y con agobios y ayer lo hablamos como se sentia y la entiendo y la quiero apoyar porque realmente se que vale la pena luchar por ella , pero todo me ha venido de golpe y no he podido dormir bien , me encuentro en la situacion de los primeros nervios el no saber que hacer el primer bajon pero se q con actitud se puede cambiar el chip y mas sabiendo lo optimista q soy yo pero no se como hacerselo ver para que recapacite y por lo menos el ratito q nos podamos ver q se despeje que sea feliz q se divierta y sobre todo q pille ese aire fresco para seguir dandole a los libros , ella aparte de opositar esta en un colegio y en una academia y imaginate como se siente, es de admirar lo que hace ; cuando se fue a dormir me dijo q reflexionaria y nos depedimos como siempre demostrando amor y cariño pero es cuestion de ella , y a mi solo me queda que apoyarla y darle animos

    ResponderEliminar
  10. Buenos días, he sido pareja de un opositor y la verdad es que es muy doloroso. Cuando yo pensaba que las cosas iban bien, todo se derrumbó, me dejó sin motivo alguno. No es que culpe a las oposiciones, pero creo que su manera de llevarlas han sido la consecuencia de nuestra situación. Lo peor es que él no quiere aceptarlo y ha echado mano de los "sentimientos". De verdad, a todos los opositores que estáis estudiando os digo que os fijéis en la persona que está a vuestro lado, que aguanta vuestros cambios de humor, vuestras rabietas, y todo el agobia que tenéis por dentro, puede que algún día te desesperes y crees que lo mejor es dejarlo, pero ya os digo yo que es solo estrés. En fin, no sé como terminará mi situación, han pasado 6 meses y estamos igual. Supongo que paciencia es lo único que me queda

    ResponderEliminar